10 razones para dejar a los animales fuera de tu plato en estas fiestas

Diciembre es un mes lleno de festividades, en su mayoría enfocadas a la unión de las personas. Al ser el último mes del año, muchos lo toman como un momento de reflexión, de compromisos, de mejorar como seres humanos y enmendar errores. Además, es una época de dar y compartir, son días en los que los amigos y familiares se reúnen y conviven alrededor de la mesa para celebrar un mensaje de paz. Es el momento perfecto para reflexionar sobre tus hábitos de consumo.

1. Crueldad animal

Antes de llegar a tu mesa, los animales padecen un calvario. Desde que nacen, son separados de su madre y violentados de múltiples maneras. Son golpeados y sometidos a confinamiento extremo. Otras prácticas comunes y legales realizadas por los trabajadores en las granjas industriales son el corte de cola y de cuernos. A los cerdos les cortan los testículos y los dientes sin darles ningún tipo de medicamento para mitigar su dolor. Estos horribles actos no son casos aislados, investigadores encubiertos de Mercy For Animals han presenciado esta terrible crueldad en muchas granjas industriales.

Lamentablemente, a pesar de la evidencia que existe de los horrores mencionados con anterioridad, muchas personas argumentan que las vacas, cerdos, gallinas y peces son inmunes al dolor, lo cual es totalmente falso. Ellos sienten dolor, miedo y angustia, igual que nosotros.


2. Los animales no nos pertenecen

Respetarnos unos a los otros es una de las leyes básicas de convivencia, así que ¿por qué no aplicarlo con otros seres vivos? Los animales quieren y merecen amor, y es nuestro deber permitirles vivir su vida en paz. Además, en lugar de enfocarnos en nuestras diferencias, ¿por qué no ver nuestras semejanzas? Por ejemplo, al igual que los seres humanos, las vacas forman amistades cercanas y disfrutan pasar mucho tiempo con sus compañeras preferidas. Y, ¿sabías que los patos son animales sensibles y altamente sociables que crean vínculos estrechos entre ellos?


3. Impacto ambiental

De acuerdo con múltiples estudios, a estas alturas el consumo de carne, huevos o lácteos es un acto irresponsable. La explotación industrial de animales está estrechamente relacionada con el calentamiento global y los estragos que le causa al planeta. ¿Por qué? Para empezar, la producción de carne y lácteos produce más emisiones de gases de efecto invernadero que todos los automóviles, aviones y el resto de los medios de transporte juntos. Además, ya que hay millones de animales confinados en las granjas industriales, el estiércol generado es mayor al que puede ser absorbido por el suelo a manera de fertilizante, lo que ocasiona filtraciones que contaminan los ríos y reservas de agua.

¿Y si dejamos de comer animales se solucionará algo? De hecho, sí. Recientemente, un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Oxford concluyó que si todo el mundo se hiciera vegano, el uso de tierra destinada al cultivo podría reducirse en un 75%, y nuestra huella de carbono individual derivada de la alimentación se reduciría hasta un 73%.
Además, hace unos días la noticia de que quedan 12 años para revertir el cambio climático le dio la vuelta al mundo. Hemos entrado a una carrera contrarreloj, y la única solución es cambiar nuestros hábitos alimenticios.


4. Hambruna mundial

Al crecer, escuchamos continuamente la frase: “Cómete todo, porque hay muchos niños que no tienen que comer”, y es cierto, millones de personas en el mundo no tienen acceso a alimentos, pero el problema radica en que millones de animales en el mundo son alimentados con granos que servirían para alimentar a todas las personas en situación de hambruna. Un estudio reciente de la Universidad de Lancaster reveló que ya existen suficientes cultivos para alimentar a la población mundial anticipada para el año 2050, pero para lograrlo, cada habitante del planeta debería adoptar una alimentación vegana. Es decir, si los humanos dejaran de utilizar la tierra y los cultivos comestibles para el sustento de los animales explotados como alimento, se solucionaría el problema de hambruna mundial. ¿Más claro?


5. La industria de la carne explota a los trabajadores

Mientras millones de personas disfrutan de una cena de Navidad o Año Nuevo sin preguntarse cómo llegó a su plato, miles de trabajadores pasan horas laborando en condiciones peligrosas, que los exponen a accidentes graves y a contraer enfermedades respiratorias e infecciones debido a las condiciones insalubres de los mataderos y granjas industriales. Además, no olvidemos el daño psicológico que tanta exposición a la violencia puede causarle al ser humano. ¿Sabías que la industria de la carne se está quedando sin personal? Ya nadie quiere matar animales para ganarse la vida.


6. No necesitas de carne, huevos o leche para vivir

Durante años, la publicidad nos ha hecho creer que la carne, huevos y lácteos son indispensables para crecer sanos, pero en realidad esto es falso. Explotar a los animales como alimento no cubre una necesidad básica, se ha demostrado que una alimentación a base de plantas es saludable en cualquier etapa de la vida, y hoy en día, doctores, científicos y atletas son muestra de las bondades de una alimentación compasiva.


7. Por tu salud

El consumo de carne, huevos y lácteos no solo es innecesario, también es un riesgo para la salud. Se estima que en 2020 habrá 2.4 millones de muertes atribuibles al consumo de carne roja. Y aunque muchas personas creen que la carne de aves y peces es “más sana”, esto tampoco es cierto. Salmonella, la bacteria Campylobacter e incluso heces son parte de lo que puedes encontrar en los paquetes de carne de pollo en el supermercado, y un estudio encontró que las personas que consumen carne de peces y crustáceos tienen riesgo de intoxicación por mercurio.

Lo mismo sucede con los lácteos. Un estudio publicado en The Telegraph encontró una relación entre el consumo de leche y una esperanza de vida más baja. De acuerdo con la investigación, las personas que beben tres vasos de leche o más por día tienen el doble de riesgo de morir antes que aquellos que beben menos o no la consumen. Y, ¿sabías que tan solo un huevo a la semana puede incrementar el riesgo de padecer diabetes? ¿O que el consumo de huevo está fuertemente relacionado a enfermedades cardiovasculares y cánceres?


8. Por tu economía

¡Sí! Aunque no lo creas, seguir una alimentación a base de plantas puede ser mucho más barata que comer carne, huevos y lácteos. Si bien los productos derivados de la explotación animal suelen mantener su mismo precio durante todo el año, las frutas y vegetales de temporada son mucho más económicas. Además, piensa en todo lo que ahorrarás al mejorar tu salud y condición física.


9. Para realmente compartir un mensaje de paz y compasión

Lo más importante de estas fechas es la paz y la compasión, pero, ¿cómo hacer honor a estos valores si en nuestra mesa se sirve sufrimiento? Sabemos que, por tradición, muchas personas acostumbran comer carne de pavo, cerdo o peces en la cena de Navidad y Año Nuevo, pero este puede ser un buen momento para ponerle fin a esas crueles costumbres y comenzar una nueva tradición.


10. Para descubrir nuevos sabores, porque la comida vegana es deliciosa

¿Crees que la comida vegana es aburrida? ¡Para nada! Adoptar una alimentación a base de plantas te hará descubrir y experimentar con nuevos sabores y texturas. Con tantas frutas, verduras, semillas y leguminosas te prometemos que comer será una nueva experiencia. Y no te preocupes, no extrañarás otros sabores porque hoy en día es muy fácil conseguir sustitutos de lácteos, carne, salchichas y huevos.


No te pedimos que de la noche a la mañana dejes a un lado todos tus hábitos, solo que le des una oportunidad a los animales. Hoy en día existen muchísimas recetas deliciosas para sustituir los productos derivados de la explotación animal por ingredientes a base de plantas, así disfrutarás del mismo sabor, pero sin crueldad. ¿No nos crees? Checa estas ideas de sustitutos de carne para tu cena de Navidad y Año Nuevo. Y si quieres comenzar a ayudar a los animales, mejorar tu salud y cuidar al planeta, regístrate para obtener de forma gratuita la Guía vegetariana para principiantes. ¡Felices fiestas!