7 hechos que desconocías sobre la vida de las vacas en las granjas lecheras

Es bien sabido que en los últimos años, el consumo de leche de vaca ha ido en declive. Miles de millones de dólares en pérdidas han llevado a que gigantes de esta industria cierren sus puertas. Gran parte de este fenómeno se debe al aumento de opciones vegetales que han atraído a los consumidores por ser una alternativa más saludable y amable con el ambiente, sin embargo, la mayoría de las personas, sin importar la leche que consuman, desconocen cómo es en realidad la vida para los animales en las granjas industriales. Estos siete hechos te mostrarán lo sombría que es la producción de un vaso de leche de vaca.

Los animales son un número más para la industria

Los animales en esta industria son tratados como simples objetos y un claro ejemplo es que en vez de recibir un nombre, reciben un número de identificación. Además, al estar confinadas, las vacas son más vulnerables a siniestros y desastres naturales. Al año, mueren cientos de miles de ellas, víctimas de incendios, inundaciones o accidentes de carretera. Lamentablemente, estas trágicas y dolorosas muertes solo son consideradas como pérdidas materiales.



Los animales son víctimas de constantes abusos sexuales

La recolección de esperma y la inseminación de las vacas requieren de técnicas completamente invasivas y dolorosas. Los toros recibirán fuertes descargas eléctricas en el recto para hacerlos eyacular y las hembras serán en ocasiones montadas a fuerza o les introducirán el semen cuando un granjero meta la mano a sus genitales. Escribimos a detalle sobre estos horribles procedimientos.

Miles de millones de estos animales no pastarán nunca en su vida

La imagen que la mayoría de las personas tiene sobre las vacas en granjas es de una vida agradable pastando libres en el campo, sin embargo, a nivel mundial e incluso en países con los más altos estándares de bienestar animal es cada vez más común el método de crianza en el que mantienen a las vacas confinadas en pequeñas cabinas individuales, donde permanecerán encadenadas, sin mucha capacidad para moverse.


Quitarles la leche a las vacas hace que se enfermen

Miles de millones de vacas sufren de dolorosas mastitis, metritis y cojeras, entre muchas otras enfermedades. Tristemente, todas ellas son prevenibles y son causadas por la explotación impuesta en estas granjas, aunado a las condiciones insalubres y la infraestructura del confinamiento, la cual no permite que estos animales reciban las 12 horas de descanso diario que necesitan.


La leche proviene de animales mutilados

Estos indefensos animales sufren brutales y dolorosas mutilaciones por parte de los granjeros y la mayoría son realizadas sin la aplicación de ningún tipo de anestesia o analgésicos. A las vacas les cortan los cuernos fijados a su cráneo, ya sea con un metal ardiendo o aplicándoles sosa cáustica. También les cortan la cola quirúrgicamente o les atan una apretada liga que restringirá el paso de la sangre hasta que se les caiga.

A aquellas vacas que nazcan con ubres de más, se las removerán quirúrgicamente. Además, a algunas vacas les removerán los pequeños vellos que tienen en las ubres con un soplete.


El transporte de la granja al matadero será una de las experiencias más traumáticas de su vida

Las vacas son forzadas a entrar a grandes camiones donde permanecen de pie por muchas horas, entre sus propios desechos, sin acceso a agua ni comida y a la merced de la intemperie. Es común que los trabajadores les griten y las golpeen con palos o sus puños y piernas, para obligarlas a moverse. La situación es mucho peor si se trata de transporte marítimo. Mercy For Animals lanzó recientemente una investigación encubierta dentro de esta industria y lo que revelamos fue desgarrador.

Al momento que dejan de ser útiles para la industria, son asesinadas

A las vacas cuya producción de leche disminuye por enfermedad, edad, fallas reproductivas o lesiones, se les envia a plantas procesadoras de carne donde son asesinadas y sus restos son vendidos. Para ellas no hay un plan de retiro, luego de pasar toda su vida siendo explotadas, el destino final para miles de millones de ellas cada año es una muerte sangrienta y dolorosa.


Como puedes ver, la existencia de estos indefensos animales está llena de sufrimiento, de principio a fin. Los toros y las vacas son animales muy sensibles y muy inteligentes; tanto así que está comprobado que tienen autoconciencia, es decir, saben que están vivos y desean evitar el dolor y vivir de la mejor manera posible. Estos animales son capaces de experimentar alegría, frustración, miedo y dolor. Además, son más parecidas a nosotros de lo que parece, pues disfrutan la música, jugar, construyen relaciones de amistad y prefieren pasar el tiempo con un reducido grupo de compañeros preferidos.

La buena noticia es que no necesitas ni su carne ni su leche para disfrutar de los sabores que te encantan. Conoce estas recetas para hacer leches vegetales en casa y descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes, donde aprenderás todo lo necesario sobre una alimentación deliciosa, accesible y compasiva.