Así es como la industria láctea abusa sexualmente de las vacas

Si bien cada vez más personas se dan cuenta de la crueldad que involucra la producción de los lácteos, un aspecto menos conocido es la explotación de los sistemas reproductivos de toros y vacas. En todo el mundo, casi todos los animales explotados como alimento que son obligados a reproducirse son manipulados artificialmente para procrear.

Advertencia: lo que estás a punto de leer puede ser perturbador.

En la industria láctea de EE. UU., la recolección de esperma de los toros implica prácticas invasivas, y a menudo extremadamente dolorosas: la electroeyaculación, el uso de vaginas artificiales, la aspiración de vagina de las vaca recientemente inseminadas y masaje transrectal.

Electroeyaculación

La electroeyaculación en los toros es común en la industria láctea, sin embargo, es un proceso tan estresante y doloroso que en Holanda y Dinamarca lo han prohibido, pues involucra un examen rectal y la inserción de una gran sonda electrificada en el recto de los toros.

Mientras se sostiene la sonda, se aumenta lentamente la electricidad, del menor rango al mayor, hasta que el animal eyacula o se desmaya y se cae. Si el toro no eyacula, los trabajadores pueden intentarlo nuevamente después de 15 minutos.

Los toros gritan de dolor durante el proceso, patean, se caen y luchan desesperadamente por escapar. Actualmente, los granjeros no les administran ningún analgésico.

El "masaje” transrectal prepara a los toros para este proceso. Los trabajadores estimulan manualmente los nervios que rodean la próstata y la musculatura de la pelvis al introducir su brazo completo dentro del recto de los toros.

Vaginas internas artificiales 

La vagina interna artificial se usa para captar semen al ser insertada en la vagina de una vaca confinada en una jaula de reproducción, quien es montada a la fuerza por un toro. Aunque esto es menos incómodo para los toros que la electroeyaculación, aumenta el sufrimiento para las hembras.

Aspiración vaginal

En este proceso, los toros y las vacas se reproducen "naturalmente". Luego, el semen se recoge de la vagina de la vaca. Al igual que con la electroeyaculación, los toros son estimulados mediante un masaje transrectal para llevar a cabo el proceso.

Inseminación artificial

El semen recolectado se procesa y se congela hasta que los granjeros estén listos para preñar a las vacas. Para la inseminación artificial, introducen sus manos en el útero de una vaca y depositan manualmente el esperma. A lo largo de sus embarazos, las vacas son sometidas a procesos abrasivos que implican exámenes rectales.

Conocer estas prácticas es desgarrador para nosotros, pero es mucho peor para los animales obligados a padecerlas durante toda su vida. Pero hay esperanza, podemos ayudar a las vacas al elegir entre todas las maravillosas variedades de leche, yogurt, queso y helado a base de plantas que ya se encuentran en el mercado.

Si aún no tienes acceso a estos productos, descubre otras maneras de llevar una alimentación sin crueldad. Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes y checa nuestro Pinterest con miles de recetas deliciosas.