Conviértete en un investigador encubierto EligeVeg.com MICA

El calentamiento global obliga a osos polares a invadir un poblado en Rusia

De acuerdo con información de National Geographic, en Belushya Guba, un poblado en un archipiélago ruso, se reportó la presencia de 52 osos polares. Como era de esperarse, los pobladores tienen miedo de salir de sus casas y realizar sus actividades diarias, y se ha declarado un estado de emergencia en el lugar.

Sin embargo, pese a la consternación que esto puede ocasionar, recordemos que la culpa no es de estos mamíferos. El calentamiento global ha dañado su ecosistema y los ha obligado a buscar nuevos asentamientos. Los osos dependen del hielo marino para atrapar a sus presas y cuando las concentraciones de este se derriten, no tienen otra alternativa más que buscar otras fuentes de comida.

Esta no es la primera vez que los daños ocasionados por el calentamiento global son noticia a nivel mundial. Desde hace años, hemos presenciado una gran cantidad de acontecimientos en muchos rincones del mundo que muestran claramente que es momento de reforzar esfuerzos para combatir el deterioro del planeta. Tan solo en 2018, las devastadoras imágenes de un oso polar extremadamente delgado causaron conmoción, y a casi dos años del suceso, las condiciones solo han empeorado.

Pero, ¿cómo ayudar a solucionar el problema? Aunque no lo creas, la respuesta es muy sencilla, solo hay que elegir una alimentación compasiva tres veces al día. Al dejar de consumir productos derivados de la explotación animal como carne, lácteos o huevos, nuestra huella de carbono derivada de la alimentación se puede reducir hasta un 73%. Tampoco podemos olvidar que la elaboración de estos productos requiere de enormes cantidades de agua y otros recursos naturales. Si a esto le sumamos la forma en que el estiércol contamina ríos y mares y la devastación de grandes zonas forestales para convertirlas en granjas industriales, es fácil ver la gran repercusión que nuestra alimentación tiene en los problemas ambientales.


Una alimentación vegana no solo es buena para el planeta, también evita que millones de vacas, cerdos, gallinas y peces sean sometidos a una existencia llena de sufrimiento. ¡El planeta Tierra te necesita, no lo ignores! Comienza hoy mismo.