El Amazonas se está incendiando catastróficamente, esto es lo que puedes hacer

Desde principios de esta semana, se ha hablado mucho de los incendios descontrolados en el Amazonas. Según The New York Times, entre enero y agosto de este año se han registrado más de 74,000 de ellos y se han perdido más de 1.8 millones de hectáreas en esa zona, pero hasta ahora estamos entrando en alerta. De acuerdo con organizaciones como Greenpeace y WWF, los incendios en su mayoría son provocados con el objetivo de ganar terreno para la actividad pecuaria industrial y para el cultivo del alimento que reciben los animales explotados en las granjas industriales.

La selva Amazónica es el “pulmón del mundo” y no lo estamos cuidando. Desde 2010, un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ya había advertido que más de un tercio de la superficie cultivable de la tierra es destinada para la producción de los granos usados para el sustento de los animales explotados como alimento y para construir las granjas en donde pasan toda su vida bajo un confinamiento extremo. De acuerdo con un estudio más reciente, sobre los causantes de la deforestación en Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Venezuela, Colombia y Perú, el 71% de la deforestación de la Amazonia en estos países entre 1990 y 2005 se debió a una mayor demanda de zonas para pastoreo.

Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace, declaró que estos incendios y la desaparición de miles de hectáreas del Amazonas representa un círculo vicioso: “a más deforestación, más gases de efecto invernadero y más calentamiento global y, a su vez, más cambios en el suelo y en el régimen de precipitaciones". También añadió que "El Amazonas está afectado por nuestra demanda de carne", y junto con Enrique Segovia, Director de Conservación del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), instó a los ciudadanos del planeta a “reducir a cero” su ingesta.

¿Qué puedes hacer para ayudar?

Cada vez que ocurre un desastre natural las personas, organizaciones y los gobiernos se unen para ayudar. Hoy las redes sociales se inundan de mensajes sobre #PrayForAmazonas, ya hay más de un millón de menciones, y eso es una forma de mostrar nuestro disgusto ante este catastrófico suceso y nuestra solidaridad hacia los países afectados, sin embargo, lo más efectivo que podemos hacer es reconsiderar nuestros hábitos de consumo, lo cual podría impactar a un sinnúmero de vidas de forma positiva.

Muchos estudios han confirmado que debido a las condiciones actuales que el planeta está enfrentando, adoptar una alimentación a base de plantas es lo mejor que podemos hacer por él. Está comprobado que producir leche, carne o huevos utiliza más recursos que producir vegetales. Desde el uso de agua y tierra para cultivos, contaminación de ríos, mares, desaparición de especies e incluso la seguridad alimentaria.


¿Te gustaría ayudar a proteger a millones de animales y al planeta? Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes y elige una alimentación compasiva.