El cambio climático está calentando los océanos y matando a la fauna marina, pero tú puedes ayudar

Hace apenas unas semanas, el círculo polar ártico alcanzó una temperatura de 32 ℃. Se han registrado temperaturas récord que han calentado el hemisferio norte todo el verano, una clara consecuencia del aumento de la temperatura global. Según The Guardian, no solo el aire se está calentando, las temperaturas oceánicas están aumentando y poniendo en riesgo a la vida marina.

Recientemente, científicos registraron temperaturas récord en la costa de California, cerca de San Diego. De hecho, entre 1982 y 2016, la cantidad de "ondas de calor marinas" se ha duplicado, y los expertos anticipan que esto se vuelva cada vez más común e intenso a medida que el planeta continúe calentándose.

Este calentamiento dañará a los frágiles ecosistemas submarinos, como los bosques de algas marinas y los arrecifes de coral, y pondrá en peligro a innumerables especies de peces y otras formas de vida marina. En los últimos dos años, las constantes altas temperaturas al este de Australia han matado a casi la mitad de los arrecifes de coral superficiales en la Gran Barrera de Coral.

Thomas Frolicher, científico del clima en la Universidad de Berna en Suiza, declaró: "Esta tendencia se acelerará aún más con el calentamiento global". Si no tomamos medidas ahora para reducir las emisiones de carbono, científicos han advertido que el planeta enfrentará consecuencias desastrosas, desde tormentas intensas y el aumento del nivel del mar, hasta la extinción de millones de especies. Y aunque no todos pueden costear un coche eléctrico o paneles solares, hay algo que todos podemos hacer, adoptar el veganismo.

La industria pecuaria es uno de los principales contribuyentes al cambio climático. De hecho, la explotación industrial de animales produce más gases de efecto invernadero que todos los automóviles, aviones y otras formas de transporte juntas. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las emisiones de dióxido de carbono de los animales explotados como alimento representan alrededor del 15% de las emisiones mundiales producidas por actividad humana, y la producción de carne y de lácteos son las principales responsables.

Además, un estudio reciente de investigadores de la Universidad de Oxford descubrió que dejar de consumir productos derivados de la explotación animal puede reducir tu huella de carbono generada por alimentos hasta en un 73%. También descubrieron que si todos fueran veganos, el uso global de tierra para cultivo podría reducirse en un 75%. Esto sería comparable a la suma de las superficies de Estados Unidos, China, Australia y toda la Unión Europea. ¡Imagínate lo que esto significa!

Del mismo modo, un informe reciente de Farm Animal Investment Risk and Return reveló que la industria cárnica pone en peligro el Acuerdo de París al no informar debidamente sus emisiones, a pesar de ser el principal contribuyente al cambio climático.

Dado que la mayoría de nosotros estamos de acuerdo con respecto al cambio climático, es hora de reconocer que no existe la carne "sostenible". Todos los hechos demuestran que las alternativas basadas en plantas a la carne, lácteos y huevos requieren una mera fracción de los recursos para producirlos.


Una dieta vegana no solo es buena para el planeta, también les evita a millones de cerdos, vacas, pollos y otros animales explotados como alimento una existencia miserable en las granjas industriales. Desde que nacen hasta que mueren, estos inocentes animales están atrapados en una pesadilla, son confinados, mutilados y brutalmente asesinados.


No esperes un minuto más para hacer algo para combatir el cambio climático. Únete a los millones de personas que ayudan a proteger a los animales y al planeta al elegir una alimentación vegana. Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes, y siguenos en Pinterest para ver nuestras deliciosas recetas inspiradas en el mar.