Esta es la terrible vida de los peces en la industria de la carne

Cuando hablamos de la industria de la carne y los animales que sufren a causa de ella, la mayoría automáticamente piensa en los miles de millones de cerdos, vacas, pollos que son asesinados cada año. Sin embargo, los peces explotados por la industria de la pesca se encuentran entre los que sufren más crueldad y abuso, tanto así que a diferencia de los animales terrestres, estos animales son explotados a una escala tan grande que es difícil saber con exactitud cuántos son asesinados cada año, así que no son contados por individuos, sino por toneladas.

La vida para los peces explotados dentro de las granjas industriales es peor que un cuento de terror. Los ambientes son estrictamente controlados y monótonos, y los peces son amontonados por miles en pequeños estanques, donde no reciben ningún tipo de estimulación, lo cual les causa una depresión tan severa que los hace flotar como si estuvieran muertos. ¿Te imaginas una existencia así? Además se encontró que las condiciones de salubridad en estos estanques son tan malas que se vuelven el criadero perfecto para bacterias y parásitos, al grado de que ni siquiera las vacunas son efectivas. Por si fuera poco, un estudio reciente encontró que los salmones en las granjas industriales son forzados a crecer a un ritmo tan acelerado que muchos de ellos se quedan parcialmente sordos.

Además, existe mucha evidencia que demuestra el sufrimiento que experimentan los peces cuando los capturan. Una desgarradora investigación de 2018 llevada a cabo por Essere Animali mostró lo que sucede con los peces luego de que son capturados. El cambio repentino en la presión provoca que algunos animales expulsen sus órganos a través de la boca, la mayoría de estos pobres seres pasan sus últimos momentos luchando por respirar y se asfixian en las redes o en recipientes con nieve y hielo hasta una hora después de ser capturados. Algunos eventualmente son asesinados a golpes, sin embargo, aquellos que llegan con vida al matadero, sufren un destino aún peor.

Una investigación encubierta llevada a cabo por Mercy For Animals en 2011 expuso cómo los trabajadores de un matadero de peces los desollaban cuando aún seguían con vida. Estos animales se revolcaban y luchaban por escapar de los cuchillos y, mientras se asfixiaban, los trabajadores les arrancaban la piel. Hay mucha evidencia científica que demuestra que los peces sienten dolor, y que incluso experimentan estados emocionales y son conscientes de su existencia. Estudios más recientes han demostrado que algunos tienen la capacidad para contar y que se comunican entre ellos con ondas de frecuencia, algo parecido a hablar o tener voz, y aún así, nos negamos a escuchar o ver su sufrimiento.


La crueldad que ellos padecen al ser explotados como alimento jamás será moralmente justificable, no necesitamos quitarle la vida a ningún animal para comer de forma deliciosa y estar sanos. Una alimentación a base de plantas tiene todo lo que necesitas, y lo mejor es que se ajusta a cualquier presupuesto.

Únete a los millones de personas que reconocen a los animales marinos como seres que merecen compasión y que tienen el mismo derecho a la vida que sí mismos. Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes y checa nuestro Pinterest para conocer deliciosas recetas sin crueldad y con sabor a mar.