Las gallinas son complejas, inteligentes y sienten dolor, ¡dejemos de explotarlas!

Actualmente, cerca de 21 mil millones de gallinas en el mundo son engordadas para consumo humano, y en México más de 300,000 son explotadas por sus huevos. Esto significa que son una de las especies de animales vertebrados más numerosas.

Al igual que los cerdos, vacas y peces, la industria alimentaria considera a las gallinas como simples objetos a los que puede explotar para lucrar de su carne y huevos. Esta forma de ver a los animales se ha perpetuado por años, y aunada con la falta de información que por mucho tiempo existió sobre el tema, el resultado es que los humanos ven a las gallinas como simples máquinas, sin sentir ningún tipo de empatía por ellas. Sin embargo, recientes estudios han demostrado que las gallinas son más inteligentes de lo que se pensaba.

Un artículo recientemente publicado por la BBC enumera algunos datos científicos de estudios recabados que demuestran porqué debemos dejar de explotar a las gallinas. Uno de ellos es una investigación realizada en 2005 que encontró que estas aves pueden analizar su presente para calcular eventos futuros, habilidades que anteriormente solo se les atribuía a los humanos y a otros primates. En 2009, un estudio dirigido por Rosa Rugani y otras investigadoras de la Universidad de Padova, Italia, encontró que los polluelos recién nacidos son capaces de contar y realizar operaciones aritméticas básicas. Y en 2015, Lisel O'Dwyer y Susan Hazel realizaron una prueba con estudiantes universitarios y gallinas en Australia. Antes de interactuar con las aves, los estudiantes las consideraban criaturas simples, incapaces de sentir aburrimiento, frustración o felicidad. Después de dos horas de entrenarlas, los estudiantes identificaron esos tres estados emocionales en ellas.

Estos animales también demuestran comportamientos socialmente complejos. Por ejemplo, cuando un pollo macho encuentra comida, inmediatamente intentará impresionar a las hembras cercanas realizando un baile para llamar su atención. Por otro lado, las gallinas comienzan a comunicarse con sus polluelos incluso antes de que ellos rompan el cascarón.

Las gallinas no solo son inteligentes, también son seres sensibles, capaces de experimentar alegría, frustración, miedo y dolor, al igual que nuestros animales de compañía, pero mientras dedicamos nuestra vida a protegerlos, mantenemos a las gallinas en granjas industriales para explotarlas por su carne y huevos.


La mejor forma de ayudar a las gallinas es adoptar una alimentación a base de plantas, te presentamos estas sencillas recomendaciones para reemplazar la carne de aves y los huevos en tu alimentación. También te invitamos a unirte a nuestro programa de voluntarios y a la lucha por el bienestar de los animales.