Los animales en las zonas más profundas del mar tienen plástico en sus intestinos

Una nueva investigación hecha por The Royal Society ha descubierto información alarmante respecto a la cantidad actual de plástico en los océanos. Según el estudio, ha sido consumido incluso por los animales que habitan en seis de las fosas más recónditas del planeta, entre ellas, la Fosa de las Marianas que es la zona más profunda conocida de todos los océanos. El 100% de las especies analizadas que la habitan contenía restos plásticos en sus intestinos.

El estudio fue difundido por diferentes medios, entre ellos Greenpeace. Soledad Acuña, vocera del Movimiento Chile sin Plásticos de Greenpeace urgió a la población y al gobierno a tomar acciones inmediatas para contrarrestar este problema:
“Esta investigación revela que es ya casi seguro de que no exista ningún ecosistema marino libre de la contaminación [de] plástico. Hay que asumirlo: hemos dañado hasta los puntos más profundos del océano. [...] Lo que debemos hacer es apurar y dar carácter urgente a una normativa que prohíba los plásticos de un solo uso.”
¿Alguna vez has escuchado del movimiento para dejar de usar popotes desechables? Esta es una propuesta para de reducir la cantidad de plástico en el océano, y aunque tratar de reducir, reusar y reciclar siempre será valioso, ¿sabías que la mayoría del plástico en el mar es equipo de pesca abandonado? La pesca industrial no solo es terriblemente cruel con los animales que explota como alimento, además de arrasar con la fauna marina, también es responsable de la destrucción de su hogar.

De acuerdo con la organización World Animal Protection, cada año 640,000 toneladas de equipo de pesca son desechadas en los océanos, lo cual representa un peligro letal para todas las especies marinas. Animales como tiburones, focas, tortugas y ballenas frecuentemente quedan atrapados en redes de pesca, las cuales les provocan una dolorosa muerte. Este es uno de los motivos por los que la vaquita marina probablemente se extinga en unos cuantos meses. Teniendo esto en consideración, no es no es difícil entender porqué los científicos han alertado que la vida en los océanos podría desaparecer para el 2050.

Si este no es un motivo suficiente para dejar a los peces fuera de tu plato, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Ghent en Bélgica reveló que las personas que comen peces y otros animales marinos ingieren hasta 11,000 microplásticos al año, y para finales del siglo esta cifra podría elevarse a 780,000 piezas de plástico al año. Si quieres evitar ingerir estas partículas, también tendrás que dejar al resto de los animales fuera de tu alimentación, ya que otro estudio aún más reciente reveló que los animales terrestres también ingieren cantidades alarmantes de microplásticos que no desaparecen aún lavando minuciosamente su carne.

La explotación industrial de los animales para fines alimenticios está acabando con el planeta, y la razón principal para dejar de apoyar a estas industrias es el hecho de que las vacas, los cerdos, los pollos y los peces son capaces de sentir dolor y no quieren morir. Los seres humanos somos perfectamente capaces de llevar vidas longevas y sanas sin comer nada que provenga de ellos, entonces ¿por qué lastimarlos?

Si te preocupa tu salud, el planeta y la vida de los animales, lo mejor que puedes hacer es un cambio en tu alimentación. Adopta una dieta a base de plantas, es más fácil de lo que crees y no tendrás que despedirte de los sabores que te gustan. Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes que te enseñará los principios básicos para hacer el cambio en tu alimentación y disfruta de estos platillos con sabores inspirados en el mar, ¡te sorprenderán!