Es momento de replantearnos nuestra relación con los animales.

Ayúdanos a lograr una nueva normalidad para ellos.

Nuestra relación con los animales está fracturada. Tanto en granjas industriales como en mataderos, sus cuerpos no son más que productos, cuyo sufrimiento e individualidad son nulos. La crisis global actual es clara: nuestras vidas están interconectadas, ver por nosotros significa cuidar el uno del otro. Así como nosotros esperamos una “nueva normalidad”, los animales en granjas ansían lo mismo. Juntos podemos crear una nueva normalidad para ellos.

Únete al movimento

CUENTEN CONMIGO