Osos polares se comen unos a otros y la causa es el calentamiento global

Hace unos días, se dio a conocer que la Antártida registró temperaturas nunca antes vistas que superaron los 20 grados centígrados; un hecho alarmante que deja ver que el calentamiento global sigue en aumento y está poniendo en peligro al hábitat de miles de especies en todo el mundo. Las olas de calor que azotan los polos derriten el hielo marino, el cual es necesario para que animales como los osos polares consigan su alimento. La destrucción de su hogar los está orillando a invadir poblados cercanos, morir de hambre, y algo que está conmocionando al mundo, incluso recurrir al canibalismo.

Casos de osos polares que matan y comen a otros de su misma especie habían sido observados en el pasado, sin embargo, se consideraba un evento raro y ahora se ha vuelto una incidencia común para estos animales. Así lo explicó Ilya Mordvintsev, un científico ruso experto en osos polares:
"Los casos de canibalismo entre los osos polares son un hecho establecido desde hace mucho tiempo, pero nos preocupa que tales casos solían encontrarse raramente mientras que ahora se registran con bastante frecuencia. En algunas temporadas no hay suficiente comida y los machos grandes atacan a las hembras con oseznos".

Aún no es claro si el aumento en reportes de canibalismo es debido en su totalidad al incremento constante de la temperatura, o si esta alza ya se empezaba a registrar desde antes, pero con la llegada de nuevos residentes a la Antártica, más testigos han podido reportar la situación. Lo que sí es evidente es que el derretimiento del hielo derivado del alza de las temperaturas obliga a los osos a realizar estas conductas antinaturales.

En el 2017, un desgarrador video de un oso polar que murió de hambre se hizo viral. En él, se muestra al animal visiblemente desnutrido, que echa espuma por la boca, lucha por mantener los ojos abiertos y busca deshechos en los botes de basura antes de colapsar. A medida que las capas de hielo continúan disminuyendo, los períodos de inanición de los osos polares son más prolongados y ponen a toda su población en riesgo de muerte.

Además de reducir tus emisiones derivadas del uso de autos y otras actividades humanas, si quieres ayudar a los osos polares y al resto de los animales afectados por el calentamiento global, hay una manera muy sencilla de hacerlo. Simplemente elimina o reduce drásticamente el consumo de carne, lácteos y huevos. La industria que los produce es una de las mayores contribuyentes al calentamiento global, incluso contamina más que la industria petrolera. Si cambias tu alimentación a una completamente a base de plantas, podrías reducir tu huella de carbono derivada de la alimentación hasta la mitad.

¿Te interesa? Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes y descubre todos los beneficios de esta deliciosa y económica alimentación. Hacer el cambio es mucho más fácil de lo que crees.