Peor que una película de terror: la industria de la carne perfora agujeros en las vacas

La fistulación es el proceso a través del cual les quitan quirúrgicamente un pedazo de estómago a las vacas para insertarles un anillo de plástico de 20cm de diámetro que mantiene su herida abierta. Esta cruel práctica se realiza a fin de que los granjeros puedan colocar comida directamente dentro del estómago de estos animales y medir cuanto tiempo tardan en digerirla. De esta forma, pueden asegurarse de que coman el alimento que los haga engordar más, ahorrar dinero y hacer de la explotación animal una práctica más lucrativa.

Este procedimiento también se utiliza en escuelas veterinarias para estudiar la digestión de los animales. Las personas que realizan esta operación inhumana e innecesaria argumentan que no experimentan ningún tipo de dolor, pues están anestesiados durante el proceso, pero no hay ningún tipo de justificación moral para perforar un hueco enorme en el abdomen de un animal.

Este video de Euronews enseña cómo viven las vacas a quienes les realizan estos procedimientos: 


Esto es una muestra más de la explotación sistemática a la que miles de millones de animales son sometidos en todo el mundo, como lo indica este testimonio tomado de The Standard, diario de La Universidad Estatal de Misuri, en donde llevan a cabo fistulaciones en las vacas:

"Hay un día en que los estudiantes pueden entrar con cualquier artículo de comida, como barras de Snickers o Twinkies. Los estudiantes pueden colocar estos productos dentro del animal y observar cuánto tiempo le lleva digerir cada uno de ellos".

Una alimentación a base de plantas es rica, económica y variada, y te permite llevar una vida saludable, mientras que la comercialización y consumo de productos derivados de la explotación animal apoya directamente todo tipo de prácticas crueles en contra de estos seres. Investigaciones encubiertas realizadas por MFA han revelado las terribles condiciones a las que son sometidos, incluso en granjas industriales certificadas como “humanitarias”. 


La mejor manera de ayudar a los animales es dejarlos fuera de tu plato. Únete a los millones de personas que ya han decidido adoptar una alimentación compasiva y descarga la Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!