Propietario de granja decide salvar a sus 70 vacas y enviarlas a un santuario

Jay Wilde, de 60 años y propietario de una granja, sorprendió al mundo con su decisión: dejar de explotar a sus 70 vacas y salvarles la vida al enviarlas a un santuario. ¿La razón? No podía seguir lidiando con el hecho de asesinarlas. En una entrevista con I News, el propietario de la granja dijo que “hicimos lo mejor que pudimos para cuidarlas [las vacas], pero sabías que las ibas a traicionar. Realmente no podías mirarlas a los ojos".

Wilde recibió la granja, situada en Derbyshire (Inglaterra), en 2011 como parte de una herencia. Para ese entonces él ya era vegetariano, por lo cual le fue difícil compaginar sus principios con la responsabilidad de continuar con el negocio familiar.

Después de años de vivir en un conflicto moral, el verano pasado él y Katja, su esposa, decidieron enviar a la mayoría de las vacas a un santuario en Norfolk. Únicamente se quedaron con 12 vacas y cinco terneros, quienes ahora viven libres en el terreno y son tratados con el mismo cariño con el que tratan a sus 11 gatos y dos perros.

Sobre esta decisión, Wilde dijo:

"Lo que estábamos haciendo funcionaba en el pasado, pero realmente ya no cumple con el propósito. Consume demasiados recursos, es moralmente indefendible si piensas que los animales son algo más que carne”.

Ahora, la familia aprovechará la granja para cultivar vegetales. Más adelante, les gustaría transformarla en un destino vegano con restaurante, escuela de cocina, tienda e incluso alojamiento.

Esta historia pone sobre la mesa la razón más importante para dejar de comer animales: ¡ningún animal quiere morir! No existe una forma humanitaria de obtener carne. Ni siquiera en un lugar como parecía ser esta granja, donde los dueños se preocupaban por mantener en buen estado a las vacas. Ellos se enfrentaron a la realidad al estar en contacto directo con los animales a quienes les quitarían la vida.

Por fortuna, Jay y Katja tomaron la mejor decisión para los animales. Así como ellos, tú también puedes cambiar tu vida y la de millones de animales al elegir dejarlos fuera de tu plato. ¿Quieres comenzar ya? ¡Haz clic aquí!