Conviértete en un investigador encubierto EligeVeg.com MICA

Los peces no son los únicos animales asesinados por la industria de la pesca

La industria de la pesca es cruel. Los peces y otros animales marinos capturados para el consumo humano son asesinados de una forma horrible y dolorosa cuando los sacan de su entorno natural. El cambio repentino en la presión provoca que sus órganos sean expulsados a través de la boca, se asfixian y muchos de ellos son destazados y desollados aún con vida.

Además de los 2.7 billones de peces silvestres que son asesinados alrededor del mundo, la industria de la pesca también captura de forma accidental a tantos animales que se cuentan por toneladas, cerca de siete millones de toneladas cada año. Estos son desechados porque no pueden lucrar de ellos y por si fuera poco, aquellos que no son capturados en ese momento corren el riesgo de ser atrapados y morir a causa de las redes de pesca “fantasma”. De una u otra forma, la pesca arrasa con la vida marina.

Redes de deriva

Estas redes utilizadas por los barcos pesqueros pueden alcanzar una profundidad de hasta 30 metros y la longitud del puente Golden Gate, continuamente atrapan y acaban con la vida de una enorme cantidad de animales y representan la mayor amenaza para los mamíferos marinos en peligro de extinción. Los peces de cierto tamaño, como los atunes, quedan atrapados por sus branquias o aletas, al igual que muchas ballenas y delfines. Para que te des una idea de lo grave que es usar estas redes, por cada pez que es capturado con una de ellas, se mata aproximadamente a otros siete animales marinos.

Las redes “fantasma”

La organización Ocean Cleanup informó que el 46% del plástico en la gran zona de basura en el Pacífico proviene de las redes pesqueras. De acuerdo con World Animal Protection, cada año 640,000 toneladas de equipo de pesca abandonado contaminan los ecosistemas marinos. Estas “redes fantasma” también son trampas en las que animales pueden quedar atrapados, pues el hilo para pescar puede enredarse alrededor de su cuello o extremidades, lo cual suele derivar en decapitaciones, amputaciones o incluso muertes por ahogo o inanición. Estadísticas indican que cada año mueren 6,000 delfines en la costa Atlántica entre Francia y España, y el 90% de ellos falleció debido a las redes de pesca.

En México, cerca de 300 tortugas murieron en las costas de Oaxaca al quedar atrapadas en un tipo de red de pesca prohibida en este país, la cual fue utilizada para capturar a peces de la especie ojotón. 
Foto: Protección Civil Oaxaca

El año pasado, en las Islas Caimán, un instructor de buceo encontró una red de pesca abandonada con cientos de tiburones y otros animales atrapados entre los cables y cuerdas. Muchos de ellos ya estaban en estado de descomposición. Entre él y sus amigos pudieron liberar a algunos de estos animales.

Foto: Dominick Martin-Mayes and Pierre Lesieur

También el año pasado, en Baja California Sur, un tiburón ballena, una especie en peligro de extinción, murió al quedar atrapado en una red de pesca.

Foto: PROFEPA

Y hace unos meses, cuatro lobos marinos también murieron asfixiados a causa de estas redes.

Foto: PROFEPA

No solo los animales marinos corren peligro

Las redes que no terminan en el fondo del mar son arrastradas hasta la costa donde también son un peligro para otros animales. Las aves a veces quedan atrapadas y no les es posible volar, anidar ni buscar comida. Recientemente, en una reserva natural en Escocia, las astas de dos ciervos se enredaron a una cuerda para pescar. A pesar de los esfuerzos por liberarlos, estos animales no lograron sobrevivir.

Sabemos que las personas quieren contribuir con la conservación de la vida marina, en el último año ha crecido el movimiento para dejar de usar plásticos o popotes para evitar que terminen en el mar, y es común que cuando las personas ven a un animal que se encuentra en problemas, intenten ayudarlo. En 2015, una cría de delfín fue rescatado en la costa de Florida, lo que conllevó dos días de trabajo, siete botes y 35 personas de 12 instituciones y organizaciones. Claro que estos esfuerzos son válidos, es muy importante concientizar a las personas sobre el ecosistema marino y los animales que habitan en él, pero la única forma efectiva de ayudar a las tortugas, delfines, ballenas y demás fauna marina, es dejar a los peces fuera de nuestro plato.

Hoy es una gran día para iniciar con este cambio. Revisa nuestro especial de Cuaresma sobre cómo sustituir la carne de peces de tu alimentación.