Conviértete en un investigador encubierto EligeVeg.com

Explotar a los pulpos en granjas industriales es cruel y no es ético

Un artículo publicado en Issues in Science and Technology expone las razones éticas y ambientales por las que los pulpos no deberían ser explotados como alimento. Y es que las capacidades de estos animales marinos son sobresalientes. Son inteligentes, tienen un sistema nervioso sofisticado y la capacidad de resolver problemas, por lo que mantenerlos en confinamiento les causa mucho estrés al no poder exhibir sus comportamientos naturales.

La Declaración de Cambridge de 2012 sobre la conciencia destacó a los pulpos como los únicos invertebrados con consciencia (aunque es posible que otros invertebrados también sean sensibles). Los pulpos exhiben complejidad cognitiva y conductual, y son capaces de experimentar dolor y sufrimiento. Una vez que los pulpos han resuelto un problema novedoso, lo retienen en su memoria a largo plazo. Un estudio encontró que los pulpos retuvieron el conocimiento de cómo abrir un frasco con tapa de rosca por al menos cinco meses.

Aunque hay muy poca información sobre la explotación de pulpos en granjas industriales, la evidencia existente sugiere que los sistemas de explotación intensiva probablemente están asociados con mayor agresión, infección parasitaria y una gran cantidad de problemas del tracto digestivo. En 1970, un investigador enumeró otros problemas que la explotación industrial de pulpos podría generar, como el canibalismo y las altas tasas de mortalidad de hembras embarazadas, que para ser abordados, requeriría que estos animales permanecieran aislados y confinados en pequeños contenedores, sin ningún tipo de estimulación ambiental, algo esencial para los pulpos.

Las granjas industriales son ambientes estrictamente controlados y monótonos, cuyas condiciones son totalmente hostiles para el comportamiento natural de los animales confinados en ellas. Un estudio publicado en el Journal of Experimental Biology encontró que los salmones confinados en las granjas industriales de peces son forzados a crecer a un ritmo tan acelerado que muchos de ellos se quedan parcialmente sordos. Además, los peces son amontonados por miles en pequeñas albercas, donde no reciben ningún tipo de estimulación y llegan a sufrir de una depresión tan severa que terminan flotando como si estuvieran muertos.

Impacto en el ambiente y la seguridad alimentaria

Las granjas industriales de peces ocasionan la contaminación de mares por el nitrógeno y fósforo de las heces de los animales y la descomposición de los alimentos que consumen. El uso de herbicidas, desinfectantes y antibióticos también pone en riesgo el subsuelo, y la transmisión de enfermedades de peces cautivos que logran escaparse a las especies silvestres puede ocasionar grandes problemas. Entre otras consecuencias, se encuentra la pérdida del hábitat natural como los manglares y la sobrepesca, ya que aproximadamente un tercio de la captura mundial de peces está destinada para ser alimento de otros animales, y la mitad se destina a las granjas pesqueras.

Además, los pulpos son animales carnívoros que dependen de la proteína y el aceite de pescado.
Tienen una tasa de conversión de alimentos de al menos 3:1, lo que significa que el peso del alimento necesario para su sustento es aproximadamente tres veces el peso del animal. Dado el estado de la pesca mundial y los desafíos de proporcionarle una nutrición adecuada a la población humana en crecimiento, el aumento de la explotación de especies carnívoras como el pulpo actuará en contra del objetivo de mejorar la seguridad alimentaria mundial.
Si los humanos dejaran de utilizar la tierra y los cultivos comestibles para el sustento de los animales explotados como alimento, sería posible ponerle fin a la hambruna mundial. Aunque no hay granjas industriales de pulpos en España, Chile, China o México, ya se están probando algunos métodos para la explotación de estos animales en estos países. Esto significa que nos queda poco tiempo para evitar una catástrofe ambiental y dejar de hacerle daño a estos animales.

¿Cómo puedes ayudar? Retírale tu apoyo a la industria pesquera al dejar de comer peces y otras criaturas marinas. Descubre deliciosas recetas veganas como ceviche o ensalada de garbanzo tipo “atún” y te darás cuenta de que no necesitas consumir animales para llevar una alimentación rica y saludable.