Conviértete en un investigador encubierto EligeVeg.com MICA

5 cosas muy desagradables de la leche de vaca que te harán reconsiderar su consumo

Estamos muy condicionados a pensar que la leche de vaca es un alimento como cualquier otro, puedes encontrar derivados lácteos en muchísimos postres y platillos, y la publicidad incluso la hace parecer un alimento saludable (aunque la evidencia diga lo contrario), pero las estadísticas indican que su consumo cada vez es menor y en su lugar, la gente ha optado por consumir alternativas vegetales. Cuando te enteres de lo que este líquido contiene, tu también querrás optar por la alternativa vegetal.

Pus

En las granjas industriales, las vacas son sometidas a manipulación genética para que produzcan enormes cantidades de leche, y esto, aunado a los daños físicos causados por la maquinaria que se usa para ordeñarlas, les causa mastitis, una infección que genera pus. Debido a que la mastitis es tan frecuente, legalmente está permitido que todas las leches de animal contengan ciertos niveles de pus. Así es, leíste bien, la leche tiene pus, y los productos lácteos estadounidenses registran la mayor concentración de “células somáticas” (pus) en el mundo, llega a registrarse hasta un millón de células de pus por cucharadita de leche.

Sangre

Toda la leche de los mamíferos contiene rastros de sangre, ¿lo sabías? La sangre contiene muchos nutrientes que son esenciales para el desarrollo de las crías de los animales que la producen, las glándulas mamarias toman estos nutrientes de la sangre y lo convierten en la secreción amarillenta que conocemos como leche, que por cierto, es su color real, no el blanco que presenta la versión comercial.

Otro dato importante es que el organismo de cada especie de mamífero filtra la sangre acorde a las necesidades de su bebé, por eso si no eres un ternero, no deberías beber la leche de las vacas.

Hormonas

¿Has escuchado a alguien rehusarse a consumir soya porque tiene fitoestrógenos? Pues esas personas quedarán aterradas cuando se enteren que toda leche proveniente de los mamíferos contiene hormonas, las cuales podrían provocar el desarrollo de tumores en las mamas, la próstata y el endometrio.

Antibióticos

Las vacas en las granjas industriales no solo padecen mastitis, también contraen otras infecciones cuando les cortan la cola y les cortan sus cuernos, por eso, muchas de ellas son tratadas con antibióticos. Todo esto tiene un efecto en los productos de origen animal consumidos por la población.

De forma sistemática, se les administran esos medicamentos a las vacas, lo cual va en contra de la creencia de que tomar su leche es “natural” y saludable. En especial, si se considera que por normas de seguridad, se tiran millones de litros de leche a la basura anualmente.

Crueldad

Esto no es un componente tangible, sin embargo, la crueldad siempre estará presente en la elaboración de cualquier producto proveniente de la explotación animal. Las vacas, así como los humanos y el resto de los mamíferos, solo producen leche para sus crías, así que cada vaso de leche que tomas, le pertenecía a un ternero.

Por si no fuera suficiente que sean inseminadas a la fuerza, a las vacas les arrebatan a sus crías horas después de haberlas parido, lo cual les causa un profundo dolor emocional. Sus bebés serán asesinados por su carne si son machos o explotadas por su leche si son hembras, quienes al final, también son asesinadas cuando su producción de leche disminuye.

Ahora ya lo sabes, los lácteos son crueles, asquerosos y su producción está agotando los recursos del planeta ¡Déjalos fuera de tu alimentación! Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes, la cual te mostrará los beneficios de adoptar una alimentación compasiva.